martes, 2 de septiembre de 2008

El Pulpero...


A éste dibujo lo realizé para obsequiarselo al pulpero de "La pulpería"... (valga la redundancia), el cuál usted podrá ver ampliado si se acerca a comer unas empanadas o a tomar unos tragos en éste lindo lugar en medio del campo, a unos kilometros de la ciudad de Gral. Roca.
Y obviamente, trataré de zafar unas empanadas y un buen vino con un dibujito (cosa que ya me ha dado tales resultados en otros bares).

6 comentarios:

Saf dijo...

Juro q estaba pensando en leo segundos antes de entrar al blog!. casualidad flashera!

Luiso dijo...

Síii, que flash Saf!!! Que flash!!!
Ahora bien... quien so vó y quién es Leo??
Y gracias por pasar.

Argüelles dijo...

Negro jetero! Y después tomás aderan para mantenerte en forma!
Muchos abrazos a tu familia.
PD: ahora publico en Clarín... bueno, en el blog de Clarín, Allí iré subiendo los dibus viejos, hasta que se terminen:
http://blogs.clarin.com/arguelles/posts

serafin p g dijo...

esa de garronear con un dibujito es buena! pero en este caso me parece que sale ganando el pulpero che, por lo menos sácale un costillar al azador y que sea con postre la cosa!

saludos Solui

Jorge dijo...

Hola amigo: quería invitarte que visites el blog que estoy realizando con mis alumnos de segundo año de la secundaria sobre LA DISCRIMINACIÓN.
http://nodiscrimine.blogspot.com
Tema arduo e interesante.
Seguro será de tu agrado.
Te invitamos que leas lo que gustes de él y hagas una opinión sobre el mismo.
Tu aporte será valioso.
Un abrazo desde Adrogué, Provincia de Buenos Aires.

Senén dijo...

De los que he visto - y casi debo haber visto todos - este me resulta espectacular. Me has hecho recordar a un dibujo creo que era del Negro Fontanarrosa o de Tabaré, no recuerdo bien, donde en una pulperia un payador con los ojos salidos y mirando pa los dos lados, cara de loco, moviendo los dedos como loco sobre el encordado menta unos versos algo asi pal público "La pampa tiene el ombú /mi bicileta es amarilla / se me acabaron los fasos / el agua moja las botas" y en una mesa que se ve más atrás un parroquiano le dice al otro "No sabés lo bueno que era antes del accidente". Genial también.
Gracias por las sonrisas
Senén