viernes, 16 de febrero de 2007

Residentes...


Nostalgia me dá acordarme de mis primeras armas como médico, recién recibido, fresquito, la facultad mucho no nos proporcionó más allá de la teoría, y ahí estaba yo, sentado, subido a una ambulancia que anunciaba en sus laterales "Alta Complejidad"... Inyecciones había visto poner, al igual que el chofer de la ambulancia, el cual al tener un poco más de valor que yo, y al llevar una chaqueta parecida a la mía, era quien las colocaba... Ponía cara de serio, auscultaba al paciente, a pesar de que en ése entonces escuchaba solo ruidos innentendibles, y con voz ronca, fingida, diagnosticaba como para salir del paso:"estado gripal", generalmente lo eran, prescripción: Resfrianex... Y en casos más complicados o cuando se me quemaban los libros: Resfrianex Compuesto y vaya a su médico de cabecera cuanto antes.
Y así fuí aprendiendo, de a poco y con la suerte de mi lado...
Y a usted, señor lector, sí, a usted... no lo veo nada bien, venga, sientesé...

2 comentarios:

KarLo dijo...

jajajajaja
Me han gustado mucho los chistes

Destaco como genial el de humor violento del 6 de febrero (jajajajajaja bis)

Muy bueno todo en general

saludos cordiales
atte Karlo

SAFIRO EN SEPTIEMBRE dijo...

Esto me recuerda el parto de mi segundo hijo. Un parto que se adelanta, yo vestida en una camilla de la clínica. El médico que me atendía fue llamado de urgencia y estaba llegando. Entra un médico jóven, y le digo - ¡ya nace! ayudame- Le dice a la enfermera-un guante! da dos pasos y al ver la situación grita ¡dos guantes!-
Vestida, sin llegar a sala de partos, nacía mi hijo. Yo dirigía el parto, el jóven estaba muy nervioso y yo le decía...tranquilo, va bien.
Parto rápido, sin complicación (menos mal).
Llega el especialista y ya estaba todo listo!... el jóven médico pálido!! se sentía peor que yo...Su primer parto!!!

Alguno tiene que ser el primero. No recuerdo su nombre, pero seguro que él no se olvidó de esto.

Un abrazo